¿Esta noche te supero? …

por Ángel C.

Sigo sin comprender porque me gusta escribir sobre mis sentimientos, si desgraciadamente es lo que peor se me da. Creo que el tiempo me ha forrado de un caparazón tan solido que parezco fuerte e insensible a simple vista, pero siempre llega un momento en el que me desmorono tan fácil como una galleta después de caer al suelo.

Es como si mi corazón vino en combo con la desvirtuosa capacidad de comprimirse en su máxima expresión y apretarme el pecho (y los sentimientos).

Por un lado, amo la soledad, es una excelente compañera, pero por otro, todo mi cuerpo se eriza cuando esa persona especial que me causa mariposas en el estomago, me hace reír,  sonrisas de oreja a oreja y miles de pensamientos (que van desde el morbo hasta una vida juntos), me habla.

Entre estas letras encuentro mi refugio, por medio de palabras y frases rebuscadas puedo expresar todo lo que mi boca no podría decir por si misma. Mi vida sentimental esta mas enredada que un par de audífonos dentro de un bolsillo e igual que que la de Taylor Swift, “ya se la pueden ir imaginando”.

¿Porqué a pesar de ser apasionado, “tierno” y bastante amoroso no he encontrado a ese ser que comúnmente llaman media naranja? ¿Será que lo que nos pintan los cuentecitos de hada es verdad? ¿En vez de nacer para ser amados, nacimos fue para ser formados?

Esta más que comprobado que me enamoro de imposibles, ¡SIEMPRE! Mi visión de la atracción consiste en que entre mas imposible y peligroso sea, mucho mejor.

Otra vez yo y mi mente desquiciada me hacen vivir dolor, termino deprimido frente al computador describiendo mis pensamientos, escuchando música country nostálgica y sintiendo como los poros de la piel se abren para darle paso al frió ambiente que usualmente combina con mi estado de animo.

¿Acaso es justo que este dos días esperando a que ella aparezca y me diga “Hola”? Me encapriché con sus risas insensatas y su manera anormal de tratarme, me enamoré de sus ojos profundos y su boca pequeña, me enamoré de sus juegos de palabras e indirectas (que me hacen pensar que quiere algo más conmigo).

Al finalizar cada noche imagino su rostro y pasa por mi mente fragmentos de nuestras conversaciones insaciables, pero a diario me doy cuenta que aún el amor no toca la puerta de mi corazón y que la única compañía fiel que conservo es la mítica y especial soledad, la cruda realidad es que las ilusiones muy pocas veces se vuelven verdad. Pero he decidido ponerle un punto final a esta situación …

… ESTA NOCHE TE SUPERO.

Imagen

Anuncios